By Manuel Alberca

Los angeles obra de Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) ocupa un lugar preeminente e inagotable en l. a. literatura española, y su brillante y contradictoria personalidad sigue concitando hoy los angeles curiosidad del público. l. a. grandeza del hombre y los angeles importancia de su obra (que va desde el decadentismo inicial de las sonatas hasta el teatro del esperpento en los años finales) merecían esta biografía, documentada, exhaustiva y rigurosa, que, además, aporta una interpretación crítica de l. a. idiosincrasia y del comportamiento del escritor a través de un relato solvente, útil y ameno.

Show description

Quick preview of La espada y la palabra: Vida de Valle-Inclán PDF

Show sample text content

José Sánchez Rojas, �Desde l. a. acera de enfrente», Iberia, 9-III-1918. nine. El Imparcial, 3-II-1918. 10. �Panorama grotesco. Democracia enferma», España, 7-II-1918, págs. 10-11. eleven. E. Gómez Carrillo, que los angeles conoció y trató en Madrid, cube de ella que arrastra consigo �la maldición de los angeles belleza» (Thérèse de los angeles Cruz», El Liberal, 18V-1918). 12. R. Cansinos Assens, l. a. novela de un literato (Memorias), II, págs. 236-237; y Jorge Edwards, El inútil de l. a. familia, Madrid, Alfaguara, 2005, págs. 211-212. thirteen. J. Edwards Bello, �Teresa Wilms y el Marqués de Bradomín», Crónicas, Santiago de Chile, 1924.

35 Junto a Baldomero Menéndez, con el que, como hemos visto, se había peleado en una ocasión y con el que había mantenido una desconcertante relación hasta ese momento, y con otros dos periodistas españoles más, se ha involucrado sorprendentemente en l. a. aventura de crear un nuevo diario, l. a. Crónica Mercantil, especializado al parecer en asuntos comerciales, si bien se desconocen los pormenores, pues las noticias son escasas e indirectas. Todos los indicios señalan que Menéndez emprendió el proyecto y que fue su director.

Es los angeles imagen de una familia feliz en el salón de los angeles casa de basic Oráa, de Madrid. Valle-Inclán tiene un aspecto saludable y sonriente. Es sin duda una de las últimas fotos en que le vemos con expresión relajada. 20. Un descanso en los angeles lectura de Farsa y licencia de los angeles Reina Castiza en el teatro Victoria de Madrid. Le acompañan, entre otros, Cipriano Rivas Cherif, a l. a. derecha, y Mariano Asquerino e Irene López Ayala, a los angeles izquierda. Tiene los angeles curiosidad de mostrarnos a Valle-Inclán sin gafas. Una ocasión tal vez única.

60 De cualquier modo, y dejando aparte esta valoración crítica, el estreno de Cuento de abril se puede considerar su segundo triunfo de público. Como ya había comprobado en Los cruzados de los angeles Causa, ahora en el teatro, esta obra, además de l. a. innovación formal, tenía a su prefer un argumento sin erotismo ni decadentismo para llegar a un público teatral más amplio. l. a. supresión del sexo explícito y de temas escabrosos en su teatro le facilitaba llevarlo a las tablas y le abría l. a. posibilidad de llegar a un público más amplio.

L. a. toman por posesa y endemoniada («tiene el ramo cativo»), hasta que, al ultimate en l. a. misa de las Endemoniadas, los angeles incrédula vieja que los angeles acompaña y guía (personaje proveniente del cuento �¡Malpocado! », que aquí se inserta) y el resto de las mujeres del servicio de palacio comprueban que el �milagro» de l. a. Concepción se ha producido. Se trata, por tanto, de un libro uncido de profunda admiración por los angeles religiosidad de los más humildes. los angeles fe de éstos constituye un conjunto de creencias ante las que el autor nunca queda insensible.

Download PDF sample

Rated 4.12 of 5 – based on 36 votes